El plomo en la barra de labios, el formaldehído en los tratamientos de alisado del cabello, los ftalatos en el perfume: con un flujo constante de ingredientes indeseables que salen a la luz en nuestros productos para el cuidado personal, no es de extrañar que los consumidores quieran volver a la naturaleza. "Ir natural" con cuidado personal resuena en tantos consumidores que las marcas de belleza están tomando nota, y posicionando sus productos para satisfacer la creciente demanda de ingredientes naturales. ¿El único problema? La palabra natural en la etiqueta de un producto de belleza no ofrece una garantía única sobre lo que encontrará dentro. Se podría pensar que natural significa verde, pero es una gran área gris.



Zeitgeist: Moving Forward (2011) (Febrero 2019).