Un análisis de 1.1 millones de fotos en Instagram encontró que aquellas con caras eran 38 por ciento más propensas a obtener Me gusta, y 32 por ciento más propensas a obtener comentarios, que aquellas que no las tenían. La edad y el género de las personas en las fotos no hicieron ninguna diferencia. Los investigadores piensan que el poder de las caras para comunicarse de forma no verbal es la raíz de su simpatía en las redes sociales.

La asociación 'Menudos corazones' reunió a multitud de caras (Octubre 2021).