Un ataque al corazón, un derrame cerebral, un diagnóstico de enfermedad de las arterias coronarias, son eventos aterradores. Y luego, en este momento de máximo estrés, cuando es posible que se enfrente a la idea de su propia mortalidad por primera vez, su equipo de atención médica le ordena que… ¡relájese! ¿Es eso una broma? ¿No es relajante para personas sanas ?

Pero el hecho es que las personas altamente estresadas con enfermedad coronaria tienen un alto riesgo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular en el futuro, según Michael McKee, PhD, del Departamento de Psiquiatría y Psicología de la Clínica Cleveland. Si desea permanecer fuera de la sala de emergencias, y si desea curarse, debe reconocer que el estrés puede haber contribuido a su enfermedad y encontrar formas más saludables de responder a ella.



Nuevas formas de pensar
El estrés emocional pone el estrés físico en su corazón al aumentar la presión arterial, promover la inflamación y aumentar su ritmo cardíaco. Las presiones de la vida (preocupaciones por el dinero, frustraciones en el trabajo, problemas de relación, tensiones familiares) también pueden llevar a mecanismos de afrontamiento poco saludables, como comer en exceso, beber mucho o fumar.

Prueba esto

La próxima vez que comience a sentirse estresado, preste atención a su cuerpo. ¿Está tu corazón empezando a acelerarse? ¿Se está acelerando su respiración? Reconozca que está sucediendo y luego aborde: cierre los ojos, respire y exhale lentamente, y deje que sus pensamientos se vayan. No luches contra el pensamiento: cuando surge un pensamiento, déjalo entrar, pero no te detengas. Dígase a sí mismo: “Estoy pensando”. Esto puede ayudarlo a reenfocarse.



Si ha sido diagnosticado con una enfermedad cardíaca y ha confiado en estos comportamientos para superar los problemas antes, puede sentirse atrapado en un círculo vicioso: "¿Cómo puedo eliminar los hábitos poco saludables si son las cosas que me ayudan?" ¿Tiempos estresantes? "También puede sentir que todos los consejos para comer bien y hacer ejercicio son solo otra presión, y puede responder de la misma manera que lo hizo antes de su diagnóstico:" Simplemente no tengo tiempo ".

"Todo comienza con la actitud", dice el Dr. McKee. "Si siempre piensa como siempre ha pensado, siempre va a hacer lo que siempre ha hecho". La clave, aconseja, es crear nuevas formas de pensar que sean más saludables para usted. Esto comienza con poner su salud en la parte superior de su lista de prioridades, no encogerse de hombros como algo con lo que tendrá que lidiar con el tiempo. "Debe admitir que es importante tomarse un tiempo para cuidarse, y que hacerlo es lo que le permitirá tener éxito por el resto de su vida", dice el Dr. McKee.



Sintoniza tu cuerpo
Uno de los primeros pasos para manejar el estrés es aprender cómo su cuerpo lo maneja. Un método: biorretroalimentación (generalmente se realiza en el consultorio de un profesional de la salud), que utiliza una máquina para medir las respuestas de su cuerpo (frecuencia cardíaca, presión arterial, temperatura corporal) a varios factores desencadenantes. Aprender a llevar su cuerpo a un "estado de reposo" adecuado es la clave.

En una persona sana, el corazón late rápido cuando inhala y disminuye la velocidad cuando exhala, explica el Dr. McKee. Pero a través del biofeedback, te darás cuenta de que cada vez que piensas que tu jefe está haciendo una solicitud más para hacerlo hoy, tu corazón sigue latiendo y acelerando. Como probablemente no pueda cambiar el comportamiento de su jefe, tiene que cambiar la forma en que responde a él.

La biorretroalimentación lo capacitará para restaurar la saludable variación lenta-rápida de su ritmo cardíaco. Un elemento importante es practicar técnicas de relajación que lo mantengan en una posición estable frente al estrés. A medida que esté más en sintonía con las respuestas de su cuerpo, aprenderá qué técnicas le ayudan más.

Tomar una respiración profunda
¿Alguna vez escuchó (o usó) la frase "Estoy tan ocupado que ni siquiera tengo tiempo para respirar"? Una de las mejores cosas que puede hacer por su corazón, ¡cuyo trabajo es bombear sangre rica en oxígeno alrededor de su cuerpo, después de todo! - Es hacer tiempo para hacer precisamente eso. El Dr. McKee señala que las prácticas de relajación como el yoga, la meditación y las imágenes guiadas comparten un tema: su enfoque en la respiración. Además de permitirle lidiar con el estrés, estas prácticas pueden mejorar su estado de ánimo y ayudarlo a evitar los sentimientos de ansiedad o depresión que a menudo acompañan el diagnóstico de una enfermedad cardíaca.

La frecuencia respiratoria ideal es de seis respiraciones por minuto, o 10 segundos por respiración. Se necesita entrenamiento para hacerlo de manera consistente, pero concentrarse en su respiración regularmente (por ejemplo, en respuesta al estrés) lo ayudará a desarrollar ese nivel. Pruébelo ahora: inspire hasta contar seis, luego exhale contando hasta cuatro. Repetir.

Hacer tiempo para tu mente
Al igual que los músculos, la capacidad de relajarse requiere tiempo para desarrollarse. "Tienes que practicar", dice el Dr. McKee. "Sus objetivos son reaccionar con menos frecuencia, con menos intensidad y recuperarse más rápidamente". Para fortalecer su capacidad de relajación, reserve tiempo para la práctica diaria, tal como lo haría para el ejercicio físico. Por ejemplo, reserve 15 minutos con usted mismo, adelante, escríbalo en su agenda diaria, para hacer un ejercicio de relajación o una respiración concentrada.

Escuchen
Tal vez el yoga y la meditación suenen demasiado New Age para un cargador duro como tú. Prueba la música en su lugar. Investigaciones recientes sugieren que escuchar música disminuye la presión arterial, la frecuencia cardíaca y la ansiedad en los pacientes cardíacos. Otros estudios han encontrado que la música con un ritmo más lento tiene el mayor beneficio para regular el ritmo cardíaco. Para ayudarte a relajarte, ponte una relajante sonata para piano y deja que te lleve a un estado de calma.

- por Stacia Ragolia

☞ Remedios caseros para las palpitaciones – Como normalizar las palpitaciones del corazón (Octubre 2021).